Pidió 24.500 euros y tuvo que pagar 50.000€. Anulado por usura un préstamo con intereses del 19,170%

La Tasa Anual Equivalente (TAE) superaba en 9,35 puntos el establecido por las tablas del Banco de España para las operaciones de crédito al consumo a la fecha de formalización del contrato.

El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Cádiz ha estimado la demanda de un consumidor y ha declarado la nulidad de un contrato de préstamo personal concertado entre el consumidor y el Banco de Santander (posteriormente vendido a Axactor Capital Invest 1 SARL) en julio de 2013, dado el carácter usurario de los intereses remuneratorios, ya que la TAE (Tasa Anual Equivalente) era del 19,170%, superando en 9,35 puntos el establecido por las tablas del Banco de España para las operaciones de crédito al consumo a la fecha de formalización del contrato.

Por tanto, se exime al consumidor de pagar intereses y comisiones, estando obligado a devolver únicamente el capital concedido, teniendo en cuenta todas las cantidades ya abonadas por todos los conceptos por éste, con expresa imposición de las costas causadas.

“El crédito solicitado era de 24.500€, teniendo que devolver un total de 50.028,57€. La entidad crediticia reclamaba al consumidor en su demanda un total de 20.282,78€ por capital e intereses dejados de pagar. Pues bien, la sentencia acoge íntegramente la oposición y el consumidor solo tendrá que abonar a la mercantil reclamante el capital dejado de abonar, restando por tanto lo abonado anteriormente en concepto de intereses e imputando esos pagos al capital adeudado, única cantidad que tendrá que devolver”.

La sala primera del Tribunal Supremo, concluyó que: “La operación de crédito litigiosa debía ser considerada como usuraria, en cuanto establecía un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado en relación con las circunstancias del caso, tomando como índice de referencia las estadísticas que publica el Banco de España”.

Diferentes profesionales de la abogacía advierten de “la facilidad con la que determinadas entidades conceden préstamos, solicitando poca documentación y casi sin necesidad de acreditar solvencia, a cambio de dinero rápido con intereses muy altos, condiciones leoninas y clausulado abusivo (comisión de apertura, de estudio, de reclamación de posiciones deudoras e intereses de demora con porcentajes superiores al límite legal establecido), aprovechándose de circunstancias de extrema necesidad entre los consumidores que, desesperados, los solicitan y luego no pueden pagar”.

Según explica el magistrado en la sentencia, en julio de 2013, cuando se suscribió el contrato, la media para tales productos se encontraba en el 9,82% -conforme a las tablas publicadas por el Banco de España-, frente al TAE 19,170% pactado, nada menos que 9,35 puntos más, superando de forma amplia además los 6 puntos establecidos por el Tribunal Supremo para considerar usuraria las tarjetas revolving, según la ST TS 258/23.

Las consecuencias de la nulidad del contrato se prevén en el artículo 3 de la Ley de Represión de la Usura. Puedes saber más de casos similares accediendo a otros artículos relacionados en nuestro blog.

No dude en contactarnos si cree ser víctima de algo similar a lo que se describe en el artículo. Le ofreceremos el mejor asesoramiento legal especializado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.